El ecommerce, resuelta la hipótesis de Riemann

El ecommerce, resuelta la hipótesis de Riemann

Un matemático nigeriano afirmó haber resuelto la hipótesis de Riemann. De haber sido cierto, se hubiera puesto la primera piedra para poner las transacciones en línea de cabeza .

1716
1
COMPARTIR
Hipótesis de Riemann desde 1859 resuelta
La hipótesis de Riemann es un problema matemático añejado y no probado ¿hasta ahora?

Los números primos están muy relacionados con el ecommerce. Su misteriosa distribución en el universo de los números es la base de sistemas de cifrado para proteger transacciones en línea.

Bernhard Riemann propuso en 1859 una conjetura matemática, conocida como la hipótesis de Riemann. Si se prueba, se podría conocer la distribución de los números primos… y las transacciones en línea serían más vulnerables, pues todos los sistemas de seguridad cibernéticos usan números primos en algún punto.

US$1 millón vs. US$1.67 billones

Los problemas matemáticos son como los whiskies: entre más añejos, mejor saben cuando se prueban. Una selección de los más finos fueron expuestos por el matemático David Hilbert en 1900. Quienes los resolvieran, tendrían el placer de ser reconocidos por eruditos de todo el mundo. Al paso de una centuria, sólo quedaron unos cuantos problemas sin resolver.

La prueba de la hipótesis de Riemann es uno de los whiskies más codiciados. Algunos lo llaman “el Santo Grial de las matemáticas”.

Si me despertaran tras dormir 1,000 años, mi primera pregunta sería: ¿ha sido probada la hipótesis de Riemann?

— David Hilbert

El Clay Mathematics Institute le añadió un incentivo (casi lotería) a quien resolviera este atractivo enigma: US$1 millón de recompensa. Sin embargo, su solución podría costar mucho más dinero a las empresas de ecommerce en el mundo, cuyo valor se calculó para el 2015 en US$1,67 billones. Una pequeña gloria individual, entonces, podría exigir la reestructuración de una economía entera… ¿o no?

Un profesor de la Universidad Federal en la ciudad de Oye Ekiti, Nigeria, el Dr. Opeyemi Enoch, hizo temblar por un momento a quienes realizan transacciones por Internet al asegurar haber resuelto el enigma.

Viejos negocios caerían, nuevos negocios se levantarían

Aunque la prueba de la hipótesis de Riemann puede poner en peligro el sector de los negocios en línea, también abre la oportunidad para nuevos competidores en el área, sobre todo en el giro de la seguridad informática.

Si alguien desarrollase un método efectivo para romper los sistemas de cifrado asimétricos, se iniciaría una carrera entre criptógrafos para proporcionar un mejor sistema de seguridad a los ecommerce.

llave cifrad binario
Los sistemas de seguridad utilizados en línea se basan en la dificultad de factorizar.

Y aún si no se encontrase el Santo Grial de las matemáticas, es obligación de los negocios en línea mejorar constantemente sus protocolos de seguridad para no comprometer la información o el dinero de sus usuarios. Muchas aún no comprenden la importancia de usar protección.

Investigar métodos más eficientes de cifrar es necesario con o sin una prueba de la hipótesis de Riemann. Algunos investigadores, como Dan Boneh y Ramarathnam Venkatesan, proponen que quebrar la seguridad de RSA podría ser más fácil que factorizar, aunque ninguna debilidad ha sido probada hasta ahora.

No es el primer susto

De encontrar una comprobación, las implicaciones de la hipótesis de Riemann obligarían al ecommerce a buscar nuevas formas para garantizar a los usuarios la seguridad en sus transacciones, un método que no dependa de números primos pero sí de algún otro factor difícil de entender para una máquina.

Encontrar un algoritmo para cifrar, difícil de descifrar, siempre será posible mientras nadie compruebe que P=NP, pero ese es otro problema.

Hasta ahora, ninguna comprobación de la hipótesis de Riemann ha pasado el escrutinio de la comunidad matemática, pero sí han dado algunos sustos al comercio electrónico.

Hasta ahora, ninguna comprobación de la hipótesis de Riemann ha pasado el escrutinio de la comunidad matemática.

En el 2004, el matemático Louis de Branges afirmó tener una prueba para la hipótesis de Riemann. Sin embargo, su prueba no pasó el escrutinio cuidadoso de sus colegas y no se llevó el codiciado premio del Clay Mathematics Institute.

La prueba de Opeyemi Enoch fue presentada en la International Conference on Mathematics and Computer Science. Aunque fue precipitadamente festejada por algunos medios, otros ya dan por descartado que el doctor Opeyemi Enoch se lleve, por ahora, el US$1 millón. Algunos más indican que ni siquiera es una prueba lo que se ofreció.

Esto da más tiempo a los criptógrafos para crear algoritmos de cifrado a prueba… de pruebas matemáticas.