¿Por dónde empezar a dar forma al UX?

¿Por dónde empezar a dar forma al UX?

El User Experience (UX), es generalmente determinante para convertir visitas en compras. Milos Milic, Head of User Experience en Citibanamex, explica las claves para sacar el mayor partido a nuestro site.

0
COMPARTIR

 

¿Cómo empezar con UX?

Crear una buena experiencia de usuario (UX) es a menudo la clave para el éxito de un producto. Pensemos en nuestros clientes, después de todo, ¿cuántos darían una segunda oportunidad a un producto o servicio si su primera experiencia fue mala?

En la creación de cualquier producto,  es importante diseñar cada uno de los aspectos de la experiencia del usuario para que los clientes no sólo queden satisfechos y si no encantados.
El diseño UX tiene muchas etapas, por lo que  tratar de aprender todo a la vez puede resultar abrumador. Por ello, aquí hay algunos ejemplos de cómo puedes empezar a prepararte.

Piensa en grande

Los detalles de un proyecto son claramente importantes, pero quedarse atrapado en ellos puede llevar a una experiencia de usuario inconexa e inconsistente.
Para mantener un proyecto en marcha —sin caer en el fracaso—, tu equipo de trabajo necesitará de una visión compartida sobre los planes a futuro del proyecto.

Comiencen imaginando cómo quieren que sea  la experiencia de usuario de su producto dentro de cinco años. El siguiente paso es identificar los nudos que pueden entorpecer esa proyección , mantengan esa meta en mente mientras trabajan en los elementos del día a día.
No olviden documentar las metas a corto y largo plazo en el proceso, y revisarlas diariamente o semanalmente para mantenerlas en la mente del equipo.

Conecta los objetivos

Muchos proyectos inician sin tener una visión clara de sus objetivos finales, es decir, la meta básica del proyecto puede ser conocida, pero a menudo las metas de negocio y de los usuarios no se comparten. Cuando esto sucede, los diseños pueden no alinearse con las necesidades del negocio, o peor aún frustrar a los usuarios.
¿La solución? Identificar todos los objetivos de antemano, y resolver los conflictos con prontitud.
Realiza entrevistas con las partes interesadas al comienzo de un proyecto para conocer sus expectativas, después compara las metas de usuario y las metas de tu negocio para ayudar a identificar conflictos y crear soluciones de diseño aplicables.

“Los equipos que disfrutan trabajando juntos producen un mejor trabajo.” – Jeff Gothelf

Promueve la cultura UCD, User Centered Design

En un mar de métricas y datos, a menudo es un reto recordar lo que es importante en un negocio: el usuario.
Una buena manera de crear empatía y comprensión con los clientes está en observar a los usuarios en conjunto. Al final, los equipos de trabajo deben recordar que la experiencia de sus clientes es, y debe ser, el centro de la misión de cada equipo.

El factor esencial para la promoción de una cultura de empresa centrada en el usuario es un equipo alineado con el mismo objetivo Por un lado, este movimiento se debe iniciar desde el interior, por otro lado compartir sobre la experiencia de usuario en conjunto será una poderosa herramienta para fomentar este valor.

Más allá de las solicitudes de funciones

En algún momento, los usuarios comenzarán a solicitar características específicas en tu proyecto, en ese momento, ¡no te asustes! Da un paso atrás y pregúntate: ¿Cuál es el problema que quieren resolver? Para cada uno de estos cambios deberás identificar el problema; En este punto se puede hacer una lluvia de ideas para buscar una solución.

UX 2

Mantente atento a las sugerencias de tus clientes, de esta manera lograrás obtener una mejor comprensión sobre sus necesidades.

Sobre-comunicarse

Aunque las recapitalizaciones de correo electrónico y los check-ins regulares se pueden sentir como una enorme pérdida de tiempo, en proyectos complejos, tener un registro escrito de las decisiones del equipo y mantener a todos actualizados con regularidad puede resultar invaluable.

Para ahorrar tiempo, pide a tu equipo que pase 15 minutos al final de cada día para enviar una recapitulación de todas las decisiones que influyeron en su trabajo o para hacer una breve recapitulación de su progreso en cualquier junta de facturación.

Todo el equipo se beneficiará, notarás que los malentendidos se pueden detectar más temprano en el proceso. Y si alguien necesita faltar un día al trabajo, habrá un registro escrito del punto exacto en el que dejó el trabajo.

Construir relaciones

Es un verdadero mito aquello que dice que todo lo que necesitas saber sobre tus clientes lo puedes aprender en analytics o lo que llamaríamos como herramientas de analítica.
Sí, la analítica es importante al igual que los resultados de cualquier prueba cuantitativa, pero las mejores empresas se basan en las relaciones que crean con sus usuarios.

Al centrarse en ellos y llegar a conocerlos como individuos, no sólo crearás fidelidad de marca, sino que también podrás mejorar tu producto con un suministro constante de detalles de personalidad, probadores de usabilidad y usuarios para entrevistar.