Lo que el elearning debe aprender del ecommerce

Lo que el elearning debe aprender del ecommerce

Los cursos en línea poseen múltiples beneficios, entre los que destaca un ahorro del 50% en los gastos de capacitación. Por si fuera poco, el elearning reduce el tiempo de ésta hasta en un 60%. Estos números se ven reflejados en la recurrencia que las compañías más poderosas utilizan para capacitar a su fuerza laboral, en datos duros, del listado de Fortune 500, el 41.7% utiliza esta clase de métodos.

0
COMPARTIR
elearning_mexico_crecer_ebusinesshoy
El elearning es una gran opción para las compañías que quieren capacitar a sus empleados.

Quienes enfocamos nuestros esfuerzos educativos en busca de la evolución del elearning, debemos poner en marcha las buenas prácticas del ecommerce si pretendemos monetizar los resultados de la educación mediada por tecnología.

En los últimos ocho años centré mi interés en la andragogía, es decir el aprendizaje para adultos, a través de herramientas digitales y en el poder de la didáctica inserta en los procesos de enseñanza-aprendizaje, sobre todo en términos de capacitación y formación profesional. Desde entonces, he visto cómo ha evolucionado la educación en línea, tanto en el diseño instruccional, como en el desarrollo y la aplicación de nuevas plataformas educativas. Sin embargo, he notado cierto rezago en el crecimiento en el consumo de sistemas de educación a distancia.

En mi experiencia para monetizar programas virtuales de capacitación, se tiene mucho más éxito cuando se vende a empresas que cuando se desarrollan ofertas de elearning para el público en general. Esto se debe, principalmente, a que las personas no están familiarizadas con la educación online e incluso cuando están dispuestas a probarla, desconfían de los sistemas de pago en línea. Y si en la empresa en que laboran los cursos en línea son parte de la capacitación anual, los prefieren frente a las capacitaciones presenciales, pues el riesgo es absorbido por alguien más.

Los cursos en línea poseen múltiples beneficios, entre los que destaca un ahorro del 50% en los gastos de capacitación. Por si fuera poco, el elearning reduce el tiempo de ésta hasta en un 60%. Estos números se ven reflejados en la recurrencia que las compañías más poderosas utilizan para capacitar a su fuerza laboral. En datos duros del listado de Fortune 500, el 41.7% utiliza esta clase de métodos.

La desconfianza de los consumidores no surgió de la nada. En la inexperiencia de quienes montan una plataforma en línea, al momento de cobrar pueden incurrir en errores muy comunes:

  1. La experiencia del usuario (UX) es complicada, hay que llenar formularios largos, tediosos, junto a campos innecesarios para poder realizar su compra.
  2. El Learning Manager System (LMS) no tiene adaptada una plataforma de pago robusta y bien instalada.
  3. EL LMS no cuenta con sistemas de pago con compra segura a través de agregadores como PayPal o Mercado Pago.

Lo anterior es muy grave, porque además de ofrecer un servicio, éste debería ser seguro y fácil de usar, no una tortura de cuestionarios, pop ups e incluso cambios de URLs. Por otra parte, para ser congruentes con la oferta digital, deberíamos promover la adquisición de dicho servicio, a través de nuestra página, en lugar de sólo utilizarla como un medio para realizar inscripciones.

Urge monetizar los cursos online

La clase de cursos en línea que están teniendo mayor éxito a escala mundial son los MOOCs (acrónimo en inglés de Massive Open Online Course) o COMA en español (Curso Online Masivo Abierto). Generalmente gratuitos se imparten a través de las plataformas que alojan cursos de universidades de prestigio como Harvard o el MIT. Estas enormes ofertas educativas no sólo son gratuitas, también brindan un certificado.

Dicha estrategia se ha ido transformando y actualmente los cursos que se anuncian como “gratuitos”, funcionan de una manera que podríamos catalogar como freemium: puedes cursarlos pero si deseas la certificación necesitas pagar. Esto como medida para recuperar las grandes inversiones que se han hecho. Si las grandes instituciones están teniendo problemas para monetizar, ¿qué esperanzas tienen las starups que realizan cursos en línea?

Francamente es un panorama desalentador, porque además de competir con las universidades más destacadas del mundo en términos de validación educativa, también compiten en tecnología y mercadotecnia. La parte tecnológica puede resultar lo más sencillo de resolver ya que actualmente se pueden hacer maravillas con LMS como Moodle (la más utilizada en el mundo y la más cómoda para programadores y pedagogos, quienes desarrollan y readaptan las funciones por lo menos tres o cuatro veces al año) y con CMS gratuitos como MODX o WordPress.

No obstante, la parte del marketing digital sigue siendo, para la mayoría de las empresas de elearning, una caja de Pandora. Principalmente porque no cuentan con departamento especializado en materia y al acudir a las agencias, éstas puede que tampoco sean del todo aptas para vender sus productos. Les prometerán likes y engagement, pero pocas de ellas lograrán leads y sólo algunas llegarán a conseguir conversiones.

Mi comienzo en este camino fue tortuoso. Tiré el dinero con una y otra agencia. Su discurso era “no sabemos nada de elearning pero te mostraremos cómo vendimos tal crema o tales zapatos”. Sus campañas estaban completamente desligadas con el ámbito educativo, a tal grado que sus call to actions eran “compra ahora” en lugar de “inscríbete”. Hubo una agencia que nos dijo: “a nadie le gusta estudiar, las ideas que nos estás dando como USP no van a funcionar, mejor les ofreceremos rapidez, facilidad y descuentos”. Con ellos no logramos ninguna conversión.

Lo peor de todo, es que las agencias se quedan con las contraseñas de las cuentas en redes sociales que crean para las compañías de elearning. Con ello, se apoderan de las analíticas y la base de datos, dejando a los CEOS en la ruina, sin dinero, sin poder y sin datos.

En definitiva lo que más conviene es capacitar y formar un equipo propio de marketing digital. Esto les permitirá conocer con exactitud qué pasa en cada campaña tanto en SEO como en SEM, obtener métricas, crear, gestionar y fortalecer la base de datos con los posibles alumnos.

Nadie conoce mejor tu negocio que tú, ni comprenderá tu visión de elearning, así que para competir con los grandes y monetizar tu oferta de capacitación online, arma un buen equipo. En lugar de tirar tu dinero en agencias, capacítate y capacítalos. No pierdas de vista, que deben crecer en  gestión de proyectos, diseño instruccional, IT y marketing digital. Prueba con una escuela que enseñe toda la cadena de valor al lado de los mejores profesionales del sector, como hacemos en Ebusiness Academy.