Facebook Payments comienza a operar fuera de Estados Unidos

Facebook Payments comienza a operar fuera de Estados Unidos

Facebook Payments ya entró a España. ¿Cuándo llegará a México este servicio de la red social más importante del mundo?

0
COMPARTIR
Facebook fintech payment
La red social planea adueñarse de cierta escena del fintech.

Aunque México todavía no figura en este escenario a corto plazo, desde el 30 de diciembre la red social figura en el registro oficial de entidades de dinero electrónico extranjeras que operan en España. Lo hace a través de Facebook Payments International Limited, su filial comunitaria con sede en Dublín. La intención, es probar cómo triunfa liberar transacciones de este tipo por medio de la red social. Una idea que les permite incorporarse al fintech de manera directa, al unísono del ecommerce, que ya opera de manera integral en Facebook.

El pasado 24 de octubre, dicha sociedad recibía autorización del Banco de Irlanda para operar en este ámbito, lo que abre la puerta a la implementación de nuevas funcionalidades para usuarios en Europa. La compañía estadounidense podrá así extender los servicios de pago a través de su plataforma de mensajería que ya lanzó en Estados Unidos en 2015 y desarrolló a lo largo del año pasado.

En Irlanda, el registro ante la autoridad bancaria autoriza a Facebook a una serie de servicios de pago entre los que se incluyen la ejecución de transferencias de crédito, el envío de dinero o la ejecución de pagos como intermediario usuarios y proveedores de bienes y servicios.

Según han indicado portavoces de la compañía presidida por Mark Zuckerberg a Europa Press, la autorización permitirá, en principio, el desarrollo de productos como donaciones caritativas y pagos de persona a persona. Una forma de protegerse de fraudes y ver qué tanto control de seguridad pueden tener durante las transacciones.

Se desconoce cuándo estarán disponibles en el resto del mundo, incluido México, las opciones de pago electrónico en la red social. En Estados Unidos, la última innovación en esta área fue anunciada en el blog de desarrolladores de Facebook en septiembre.

Aún en versión de pruebas, la red social ha puesto ya en marcha para un número de usuarios limitado una herramienta para que las empresas puedan vender productos y servicios de forma directa a través de su aplicación de mensajería instantánea, mediante la que se podrá completar todo el proceso de compra. Además, tienen ya la plataforma de atención al cliente.

En marzo de 2015 Facebook anunció por primera vez que su app de mensajería permitiría el envío de dinero entre perfiles de amigos de forma gratuita. Para hacerlo, basta con insertar el símbolo del dólar junto a la cantidad deseada y dar clic en el botón pay.

El requisito para acceder al servicio es haber agregado a la cuenta en la red social una tarjeta de débito emitida por un banco de Estados Unidos. De momento sólo los particulares, no así las empresas, pueden usar esta herramienta. Un detalle que puede venir en detrimento de las ofertas B2B.

Más allá de Estados Unidos y Europa ya existen aplicaciones de mensajería que ofrecen servicios completos de pago entre usuarios y entre usuarios y empresas de retail. Es el caso de la china WeChat, que reúne en una sola plataforma todas las opciones de comunicación a través de mensajería y video, y de comercio online desde reservas a compras y pagos electrónicos.

El crecimiento del comercio electrónico está cambiando los hábitos de consumo. Las firmas de moda se han colocado en primera línea del proceso de transformación hacia la omnicanalidad de la experiencia del cliente. Ahí tenemos el caso de Ösom o Privalia en México.

La revisión del concepto de tienda física o el despliegue de estrategias innovadoras en redes sociales ya se han mostrado imprescindibles en el sector. Prueba de ello es la apuesta por las flagships de gran formato o el auge del see now buy now, que algunas marcas como Burberry apuestan por ofrecer desde las mismas pasarelas.

Una de las plataformas más usadas por las firmas de moda en este ámbito es Instagram, que pertenece también a Facebook. La red social de fotografía permite desde el verano la creación de perfiles especiales para empresas con instrumentos especiales de interacción con los usuarios.

A falta de desarrollar más ampliamente sus nuevas herramientas de envío de dinero y pagos digitales, Facebook se coloca tras la autorización de los reguladores bancarios europeos a un paso de convertirse en la red social total de occidente.