El dron como uno de los bellos gadgets

El dron como uno de los bellos gadgets

El suave vuelo de los drones ha embelesado tanto a geeks, como a emprendedores. En México hay un interés creciente en ellos, así como un mercado floreciente.

2463
0
COMPARTIR
El dron como uno de los bellos gadgets.
Los drones ganan popularidad mientras nos sorprenden con sus aplicaciones.

Un zumbido mantiene despierto a todo México: los drones que surcan la nata matutina de la Ciudad de México o las playas paradisíacas de Cancún. Ante este zumbido no han podido quedar indiferentes geeks y emprendedores de las más variadas industrias. Desde jóvenes autodidactas hasta inversionistas de venture capital, todos han quedado embelesados con su vuelo.

Estudios topográficos, monitoreos ambientales, inspección de obras industriales, vigilancia automatizada constante, filmación de películas, o simplemente entretenimiento. Los límites de los drones son los límites de la imaginación. Ahí está el hardware. Ahí está el software.

Los emprendedores mexicanos tienen expectativas muy altas para todos los servicios relacionados con drones y tienen motivos para hacerlo. El mercado se estima que alcanzará un valor de US$5,590 millones para 2020, según el estudio UAV Drone Market y en el área comercial, crecerá en promedio 109% por año. Para las aplicaciones comerciales de drones se estima que el mercado alcance los US$1,270 millones para el mismo año. Los ingresos más elevados se encuentran aún en sus aplicaciones militares.

US$5,590 millones valdrá el mercado de drones en 2020.

Fuente: UAV Drone Market

Las revistas de tecnología del mundo no han podido dejar de hablar de lo que sucede en estos cielos. México es señalado como la capital latinoamericana de los vehículos aéreos no tripulados, según un artículo de Fusion en julio del año pasado.

Un ejemplo popular es el de 3D Robotics. Jordi Muñoz, joven autodidacta de Ensenada y fundador de la compañía, no es un caso aislado. En México encontramos talentos dignos del apoyo de capitales de riesgo.

Ya es hora de que los droneros de México expongan a la luz del día y ante el mundo entero sus prototipos, sus modelos de negocio y sus aspiraciones de crecimiento, desmintiendo ese mito de que en México no se puede innovar y emprender. En los festivales dedicados a este bello y volador gadget, como el Dronefest, queda patente ese entusiasmo nacional.

Pero, ¿qué ha permitido esta ola de nuevas aplicaciones?

Inventores e innovaciones: las bases del dron

 

La tecnología en que se sustenta el dron no es nada nueva. Fue inventada en 1898 por el padre del siglo XXI: Nikola Tesla. El “mago” serbocroata registró la patente US613809 A, donde describe un método para controlar barcos y vehículos a distancia y sin necesidad de cables.

Patente de Nikola Tesla.
Los garabatos de la patente de Nikola Tesla.

Entre los primeros usos prácticos que encontraron los contemporáneos de Tesla a sus vehículos no tripulados estaba un “torpedo dirigido a distancia”. Pero Tesla era clarividente y estaba seguro de que podía llegar a tener numerosas aplicaciones no bélicas. En un texto publicado en la revista Century en 1900, hablaba sobre su invención: “los autómatas hasta ahora construidos solo tienen ‘mentes prestadas’ […]. Pero este arte apenas comienza. […] Un autómata podrá ser diseñado de tal manera que posea su ‘propia mente'”.

Para que la profecía de Tesla se viera como una realidad palpable, ha tenido que pasar más de un siglo. Ahora, durante el CES 2016, gran parte de la novedad han sido drones cada vez más inteligentes y software más eficiente para ellos. Por ejemplo, la empresa “chicana” 3D Robotics anunció nuevas funciones en el software de su dron Solo, para hacerlo aún más autónomo.

¿Qué cambió?

José Luis González, CEO de la empresa mexicana de drones Unmanned Systems, nos explica: “antes la capacidad y tamaño de los procesadores no hacía viable tenerlos en un avión. Al aumentar su capacidad de procesamiento y reducir sus costos, se pudo empezar a integrar otros dispositivos como una inercial measuremnet unity (que mide velocidad, orientación y fuerza gravitacional), GPS, sensores que funcionan como estabilizadores de vuelo y para medir la altura”.

“Ahora hay drones más fáciles de maniobrar”, destaca José Luis. Poder aumentar la velocidad de procesamiento, mientras el tamaño y precio se reduce, ha permitido integrar una gran variedad de aditamentos y llegar a este punto.

Estas amplias posibilidades hacen al dron uno de los gadgets más peculiares en el mundo del Internet de las cosas.

Droneros del mundo, uníos

No sólo dispositivos electrónicos más eficientes han permitido este desarrollo. La aparición de plataformas de código abierto ha atraído a los desarrolladores para experimentar con esta tecnología. José Luis González destaca la ventaja que otorga para las empresas tecnológicas el open source: “no es lo mismo que tengas 100 programadores en el desarrollo, que una comunidad de usuarios que aporta”.

Nos da el ejemplo de DJI, compañía china de drones. “Su código era completamente privativo, pero recientemente decidió abrir parte de su código y ahora permite crear nuevas aplicaciones”.

Pedro Matablanca, cofundador de Aidronix, empresa que enseña a manejar drones y ofrece distintos servicios para empresas, destaca el impulso de las plataformas de open hardware y el movimiento maker en el desarrollo de drones. Y difícilmente podríamos debatírselo. Jordi Muñoz, fundador y desarrollador de 3D Robotics, inició como aficionado en DIY Drones, comunidad creada por Chris Anderson (ahora CEO de 3D Robotics) para los fans de los vehículos no tripulados, donde la comunidad compartía cómo hacer drones. 3D Robotics mantiene este espíritu de una comunidad abierta en sus productos.

Open source hardwre.
Abrir los diseños ha permitido que otras personas aporten e innoven con drones.

Anderson festejó los logros alcanzados por esta política en octubre de 2015: “estamos entusiasmados porque nuestra plataforma abierta está ya pagando dividendos con Made for Solo (una sociedad con empresas que han desarrollado productos para el modelo de 3D Robotics, Solo).

Drones: el mercado vuela por sí solo

Todo este desarrollo y perfeccionamiento de los drones también busca responder a las necesidades de un mercado creciente, que alcanzó en 2014 para sus aplicaciones comerciales el valor de US$552 millones. Actualmente esta cifra representa el 8% de de toda la industria de los drones, siendo los usos militares aún el principal negocio.

En 2014, el mercado de drones para usos comerciales alcanzó el valor de US$552 millones.

Fuente: UAV Drone Market

En este contexto, se están generando nuevas necesidades tanto para empresas como consumidores finales. Pedro Matabuena destaca la creación de nuevas fuentes de trabajo alrededor de este mercado. Pero, ¿exactamente de qué maneras se puede monetizar y a qué industrias beneficia?

Más de un modelo de negocio

“Un dron es como un smartphone que vuela en lugar de recibir llamadas”, explica Pedro Matabuena. Y como un smartphone, puede cumplir una gran variedad de tareas. Esta característica multiplica las aplicaciones que pueden llegar a tener y lo vuelven muy adaptable para cada necesidad personal y empresarial.

Soluciones que vuelan para las empresas

Variedad de negocios comienzan a buscar soluciones con drones. Pedro Matabuena destaca la industria agrícola y de la construcción.

En la industria agrícola, los drones sirven para detectar plagas a tiempo, monitorear los cultivos, e incluso tomar medidas de control de plagas. Pedro explica cómo en los campos de Estados Unidos se están remplazando avionetas por drones –al ser más baratos y eficientes–, para controlar la plaga del gusano rosado con un método muy peculiar que explica con detalle en el blog de Aidronix.

Control de plagas con drones.
El departamento de agricultura de Estados Unidos usa drones para controlar plagas.

Para la industria de la construcción, los drones permiten monitorear los avances de las obras e identificar imperfectos a tiempo, en caso de haberlos. También permiten calcular volúmenes de materiales, como montones de grava y arena para conocer con más precisión cuántos camiones se necesitan para transportarlos.

Los servicios para empresas de Aidronix son similiares a los ofrecidos por Unmanned Systems con sus unidades de negocio Helidroid y Dronefilms. Fotografías aéreas y mapeos 3D se encuentran entre los servicios más pedidos.

Everbots, drones para uso industrial.
Everbots proporciona a las empresas drones para hacer inspecciones de seguridad.

Everbots es otra startup mexicana enfocada a servicios B2B y B2G. Esta empresa, fundada y dirigida por Alfredo Sánchez, tiene como propuesta de valor el diseño y la manufactura de sus propios drones, los cuáles pueden funcionar por más horas por contar con una fuente de energía continua.

Los drones de Everbots son utilizados principalmente para hacer inspecciones de seguridad industrial. Entre las ventajas que ofrece a las empresas el uso de drones, nos dice Alfredo, destacan “estudios más económicos, con menos riesgos para el personal y con resultados más rápidos”.

Everbots ha cerrado tratos con Telecomm y los gobiernos municipales de Acapulco y Mérida. En Acapulco pronto presentarán un dron para vigilancia, que permitirá monitorear la zona costera de la ciudad con una ruta programada y automatizada.

Escuela de drones

La demanda creciente de drones en la industria también provoca otro tipo de demanda: la de pilotos especializados. De hecho, la actual regulación exige que todo dron con un peso mayor de 20kg debe ser manipulado por alguien con licencia de piloto aviador.

Pedro Matabuena nos comenta que Aidronix, que da cursos para pilotear drones, duplicará su oferta este año.

Drone Academy, otra unidad de negocios de Unmanned Systems, ya ha recibido atención internacional por ser pionera en este rubro.  Sus cursos están enfocados también a usos específicos de los drones, como mapeo 3D, fotografía aérea e incluso construcción de drones.

El público también quiere volar drones

Los drones no sólo han seducido a las empresas y departamentos de defensa. El consumidor de entretenimiento también quiere volar sus drones, los cuáles ya se encuentran en grandes tiendas de retail, como Walmart, Soriana o, incluso, que gozan de islas en los malls de múltiples ciudades del país.

Drone Shop Logo
Drone Shop,unidad de negocios de Unmanned Systems, pone drones al alcance del público.

Los aficionados al modelismo fueron algunos de los primeros en adoptarlos. Pedro Matabuena nos cuenta esto, quien llegó así al mundo de los drones. Estos aficionados ya tenían experiencia en el vuelo y control de aviones a distancia, que hace unos años era complicado. Pero la incorporación de sensores para estabilización del vuelo los ha hecho más asequibles a un público más amplio y sin conocimientos especializados. “Ahora es más fácil para cualquiera volarlos con menor riesgo a descomponerlos”, platica José Luis González.

Fue en una presentación de tecnología en que José Luis González y su socio, David Quiroz, se dieron cuenta del interés del público por adquirirlos. “Sólo llevamos un dron para presentación, no pensamos que la gente quisiera comprarlos”. Ahí realizaron sus primeras ventas y abrieron Drone Shop, para la venta en línea de drones.

“Lo que más busca la gente es que sean fáciles de volar y con una buena cámara”, comenta José Luis González.

Vuelos asegurados

La regulación actual para vehículos aéreos no tripulados exige, para el uso comercial de drones, contar con un seguro por daños a terceros.

La mayoría de los seguros actuales no toman en cuenta las características especiales del dron. “El seguro más barato para aeronaves (que ahí entraría un dron) tiene una poliza de $4 millones”, dice José Luis.

Unmanned Systems ofrece en Aseguratudrone.com un seguro específico para drones. Son pocas las aseguradoras que tienen un producto similar en México. Las aseguradoras AIG y HDI cuentan con coberturas especiales. Y dada la precariedad de la oferta en materia de seguros es otra área que se pinta actualmente como un cielo azul de oportunidades.

¿Y los envíos?

Entre las aplicaciones que más expectativas han generado los drones, se encuentran los envíos a domicilio. Amazon ha hecho pruebas con Prime Air tras conseguir un permiso de la FAA y tiene listo un prototipo.

DHL no se ha quedado atrás y anunció en 2014 el inicio de pruebas con su dron para envíos urgentes, como medicamentos. En México, 99 minutos junto con Bamboo Life comenzaron a realizar envíos con drones. Los envíos se pueden ejecutar en siete minutos, pero no está libre de inconvenientes. César Ortiz, cofundador de Bamboo Life, admitió para Entrepreneur el año pasado que los envíos con drones son aún poco prácticos debido al paisaje urbano tan particular que cunde a, por ejemplo, la Ciudad de México.

Pedro Matabuena encuentra otros inconvenientes a los envíos con drones en zonas urbanas: la interferencia. “La interferencia en la ciudad es muy alta. Un dron fácilmente podría perder el control en el aire”, señala con preocupación.

Por el momento, el envío con drones es más una estrategia de marketing que una solución logística eficiente en territorio nacional (tal el caso de Bamboo Life). Sin embargo, no podemos descartar esta aplicación para el futuro.

Las expectativas vuelan alto

Con esta expansión y diversificación en los negocios relacionados con los drones, no es extraño que José Luis González hable tan bien del mercado. “Ha crecido bastante. Desde que empezamos (octubre de 2014) se han multiplicado las ventas y más personas muestran interés”, puntualiza.

Unmanned Systems espera crecer, al menos, al doble este año. Pero en Everbots son aún más optimistas. Sus expectativas de crecimiento son de 500%. “Esto, porque nos dedicamos más al desarrollo el año pasado”, explica Alfredo Sánchez. Esperan cerrar el 2016 con $4 millones como mínimo en ventas.

Alfredo Sánchez dice que Everbots llegará “al punto de equilibrio en febrero de este año, pero queremos aumentar la inversión”. Ellos no se limitan al mercado mexicano. También esperan comenzar a vender a empresas en América Latina y abrir oficinas en otros puntos de la región.

Everbots tiene el apoyo de Startup México (SUM), una incubadora para la innovación. Esto le ha otorgado la asesoría y apoyo necesario para crecer a un gran ritmo. “No hubiéramos llegado a este puntos sin el apoyo de SUM”, comenta Alfredo.

Regulación e insumos, las nubes en el cielo

Sin embargo, el cielo no está del todo despejado para las nuevas compañías de drones en México. Existen algunos obstáculos fuera de su control.

Regulación inadecuada

Para José Luis González, una nube gris que se asoma es la regulación. La Dirección General de Aeronáutica Civil, emitió el 08 de abril de 2015 la circular CO AV 23/10 R2 que regula el uso de drones, llamados oficialmente “Sistemas de Aeronave Pilotada a Distancia” (RPAS).

Pedro Matabuena considera positiva la regulación, pues promueve un uso responsable de los drones. “Quienes están haciendo la regulación en México, conocen el medio”, asegura.

Ni Alfredo Sánchez ni José Luis González comparten esa opinión. Para Alfredo, “la regulación está mal hecha, tiene muchos hoyos y no hay forma de tomar acciones”. José Luis señala que es una copia de la regulación norteamericana, emitida por la FDA. “No hay números cerrados en las distancias establecidas en la circular, porque es la conversión de pies a metros”, dice incisivo.

El CEO de Unmanned Systems opina que “no deben regular tanto, porque limitan el desarrollo”. Alfredo comparte su punto de vista. “Debemos adaptarnos a regulaciones razonables, pero otras regulaciones estarían limitando a un gran mercado”. Por eso propone trabajar en conjunto con las autoridades.

Pedro Matabuena considera que las restricciones presentadas hasta ahora en la circular de la DGAC son pertinentes. “Sobre todo en la ciudad, donde hay mucha interferencia. Un dron podría perder el control fácilmente”.

Pocos insumos en el país

Pedro Matabuena opina que el principal obstáculo es la falta de insumos para la manufactura de drones. En México, “no se producen hélices, baterías, componentes, etcétera. China tiene todo el ecosistema”.

Pedro señala el caso de 3D Robotics: “se tenía la planta (de drones) más grande y se tuvo que mover a China por falta de insumos”. De hecho, la compañía que domina actualmente el mercado de drones para uso comercial es de nacionalidad china; DYI acapara más de la mitad del mercado actual.

Aún hay mucho por innovar

Durante las presentaciones del CES 2016, se ha visto que todavía hay muchas áreas donde las empresas pueden innovar para ofrecer al público los drones más seductores. La búsqueda de drones con cámaras cada vez más profesionales, ha llevado a GoPro a querer aprovechar el creciente nicho con su dron Kamerka.

También minimizar los riesgos de accidentes ha sido una de las preocupaciones de los desarrolladores. El Snap drone ha sido diseñado para evitar que personas, como Enrique Iglesias, se lastimen por descuido. No es una idea nueva, en Kickstarter unos investigadores belgas pidieron apoyo para producir Fleye, un dron de una sola hélice que esconde la mayor parte de su diseño para proteger a las personas de accidentes.

Alguno de las innovaciones en drones están enfocadas en reducir accidentes a sus usuarios, como el Snap Drone en imagen.
Alguno de las innovaciones en drones están enfocadas en hacerlos más seguros, como el Snap Drone en imagen.

Algunas ideas son demasiado exóticas, como el drone controlado por tuits que busca patentar Twitter. ¿Tendrá éxito? El tiempo lo dirá, pero Twitter no se ha caracterizado por tomar las mejores decisiones últimamente.

Tanto Pedro Matabuena como Alfredo Sánchez coinciden que los principales avances ahora serán en la mejora de la Inteligencia Artificial, tal como lo previó Tesla hace más de un siglo.

La capacidad de innovar será factor clave para que cualquier compañía logre posicionarse rápidamente en este mercado en desarrollo. Algo queda claro, los  drones hacen volar la imaginación.

México, ¿el gran señorío de los drones?

México puede llegar a tener un papel preponderante en el desarrollo y comercialización de los drones en el mundo y en esto coinciden quienes actualmente emprenden en nuestro país atendiendo a empresas y consumidores finales por igual.

Pedro Matabuena reconoce que hay mucho talento, capaz de innovar. Pero deben quitarse trabas para evitar la fuga de cerebros y promover el desarrollo tecnológico. Facilitar las importaciones y manufacturar los insumos le parece prioritario.

José Luis González opina que “México puede ser una potencia”. En su oficina se encuentra un cuadro de Huitzilopochtli. “Está conquistando el mundo con un dron”, explica José Luis. “México puede ser una punta de lanza en la expansión de drones” y espera que las regulaciones no la limiten.

Para Alfredo Sánchez, México está en una posición privilegiada para expandirse en el mercado latinoamericano y es ahí donde Everbots dirige las miras.

Sin embargo, explotar este potencial no será sencillo. Muchas de las compañías extranjeras cuentan con apoyo de capitales privados que aceleran su desarrollo. La innovación e iniciativa no serán suficientes si los emprendedores no buscan fondos para crecer rápidamente.

La bella época del dron

Ya sea para entretenimiento, o como herramienta, los drones prometen acaparar los cielos en breve tiempo. Su avance irá acompañado de las mejoras en los circuitos electrónicos, que tienden a ser más compactos y económicos.

Este es el momento para tomar la iniciativa e incidir en el mercado. Para uso personal, o para empresarial, las startups involucradas deberán distinguirse por ofrecer diseños más seguros, eficientes e inteligentes.

Con mejores baterías e inteligencia artificial, los drones aventureros que evaden las vicisitudes del camino para completar misiones importantes (como material para primeros auxilios, apoyo en rescates, o simplemente envío urgentes), no serán más cuentos de ciencia ficción.