Data Centers: Tecnología de punta

Data Centers: Tecnología de punta

Data Centers: Las cajas fuertes de datos para las empresas que requieren una monitorización 24 horas, 7 días de la semana.

0
COMPARTIR

 

Actualmente, una de las construcciones más complejas que existe es la construcción de Data Centers. Estos son centros de información especializados con la aplicación de lo último en tecnología. No los hace cualquier constructora y difícilmente se llega a más de uno en el año. Los centros de procesamiento de datos es el sistema nervioso para las empresas, los cuales funcionan los siete días de la semana las 24 horas.

Un Data Center está conformado por miles de servidores, bancos de datos –mismos que procesas una cantidad enorme de información-, ensamblados en racks o armarios metálicos. Cuentas con las mayores medidas de seguridad como: protección contra incendios, sistema de enfriamiento de los racks, temperatura estable; están en un área con acceso restringido –no cualquier persona tiene el permiso de ingresar a los mismos.

Dentro de los sectores que hacen uso de un Data Center son: energía, iluminación, internet, telecomunicaciones, transporte y/o tráfico urbano. Una de las empresas encargadas de hacer este tipo de construcción es GAYA: Sinergia constructiva, quienes han colaborado en la edificación de DC para CISCO.

Un punto a resaltar es la excelencia en su infraestructura, los Data Centers no son construidos para un fallo espontáneo, deben trabajar bien las 24 horas los siete días de la semana. A menudo están bajo las tendencias tecnológicas e implementos de sostenibilidad actualizados. Es decir, en todo momento su red de comunicación, su temperatura, suministro de energía eléctrica, almacenamiento y virtualización deberán trabajar al cien por ciento.

¿La razón por la cuál se construyen uno o dos al año? El gasto y la complejidad de edificación. Como ya se ha mencionado, en México, Gaya es la responsable de construir este tipo de inmuebles tecnológicos, porque cada centímetro debe quedar bien ensamblado, es decir, no existe otra palabra más que la perfección del mismo.