Cómo volver obsoletas a las plataformas antifraudes con el chasquido de una...

Cómo volver obsoletas a las plataformas antifraudes con el chasquido de una startup a la mexicana

Una startup de México quiere integrar la información del buró de crédito en las plataformas de pago para identificar de forma inmediata al pagador. Estos emprendedores están cultivando en un terreno fértil que no ha sido explotado por los gigantes como Visa, Mastercard, American Express o los mismos bancos Bancomer, Banamex, HSBC, Banorte o Santander.

0
COMPARTIR
Una startup quiere crear una base de datos sobre el historial de pago de los consumidores para permitir a las empresas tomar decisiones sobre su valor crediticio

En medio del tráfico generado en una de las ciudades más pobladas, sintiéndome absurdamente parte del mannequin challenge más grande del mundo –Sí, Periférico– y reflexionando al mismo tiempo sobre cómo le hacemos para sobrevivir día a día casi cinco millones de autos alrededor nuestro, sonó de pronto una nota en la radio que me hizo perder la concentración en mis propios pensamientos. Se trataba de algo que jamás pensé que podría darse en México, y más en el terreno del cual soy experto desde hace casi nueve años: el comercio electrónico.

En la nota se hablaba de una nueva plataforma cuyo objetivo era crear una base de datos sobre el historial de pago de los consumidores para permitir a las empresas tomar decisiones con base sobre su valor crediticio. El nombre de esta herramienta es Bayonet. Es decir, se trataba de una plataforma que por primera vez estaba haciendo algo que ni Visa, Mastercard, PayPal, PayU, o cualquier agregador o Banco se habían atrevido a hacer en ya más de una década en México: cómo integrar la información del buró de crédito en plataformas transaccionales o de monitoreo de pagos, para poder identificar inmediatamente al pagador con base en su correo electrónico, tarjetas usadas, domicilio de facturación o hasta el código postal, y de esta forma mitigar el riesgo de fraudes o contracargos. Y no sólo eso, sino que esta información tiene un increíble valor para poder otorgar créditos al instante mitigando el riesgo y ¡sin la intervención de humanos! ¡Adiós llamadas molestas de call centers de Bancos! Esto era la revolución bancaria digital justo en mis oídos.

Una startup integra la información del buró de crédito en las plataformas de pago para identificar al pagador de forma inmediata

Recuerdo que hace ya varios años, queriendo comprar un dominio en www.name.com, bastó con equivocarme en un solo dígito del código postal en la dirección de facturación de mi tarjeta para que el motor de pagos me rechazara la transacción. De inmediato pensé: “¡Wow! si tuviéramos esto en México, no necesitaríamos de CyberSource, Accertify, RED o el obsoleto 3D Secure/Verified By Visa para poder mitigar los fraudes. Bastaría únicamente con integrar toda la data de buró de crédito con el motor de pagos, para conocer inmediatamente el historial crediticio del tarjetahabiente, la reputación online, y con base en estos parámetros poder tomar una decisión en tiempo real de manera inteligente”. Siempre me pregunté, ¿Por qué los gringos están tan avanzados en prevención de fraudes que ni siquiera necesitan instalar CyberSource, Accertify o RED en sus ecommerce para poder transaccionar? Precisamente porque están muy bien integrados con sus sistemas de historiales crediticios y reputaciones online (White lists, black lists).

Al parecer, con la llegada de Bayonet este problema está por resolverse. Por primera vez en casi nueve años veo que es un startup el que está siendo disruptivo, y se está adelantando a los conglomerados internacionales que sin lugar a dudas se están durmiendo en sus laureles. Recuerdo cómo entre 2009 y 2010 insistía a Federico G. Schumacher, en ese tiempo Director General de PayPal México, que lograran integrarse al buró de crédito para evitar tantos fraudes, o bien como le decía a Amílcar Ortiz, en ese entonces CEO de DineroMail (antes de ser PayU) en que hiciera lo mismo. Nadie me creyó y todos estaban ocupados transaccionando a Google algo rarísimo que la gente rumoraba como Adwords, nadie sabía a ciencia cierta qué era, pero al parecer era una nueva forma de hacer anuncios bastante feos y sin imágenes.

En 2009 los fraudes online existían porque los bancos no estaban preparados para el ecommerce en México.

Sin embargo, en 2009 ya los fraudes eran una realidad y personalmente me tocó ver cómo negocios en línea tuvieron que cerrar porque simplemente los agregadores y los Bancos NO estaban preparados para hacer ecommerce en México. ¡Vaya! incluso había Bancos que no tenían idea de cómo funcionaban sus motores de pagos comprados a empresas australianas y de otras regiones. Simplemente los instalaron, generaron ppts con una explicación comercial de las bondades del sistema, y se pusieron a comercializarlo a startups y PyMES, pues las empresas grandes todavía ni entraban a ecommerce en 2009.

Incluso me tocó ver cómo PayPal o DineroMail cambiaban sus términos y condiciones en México y Latam, así como su política de protección al vendedor, por todos los fraudes tan creativos y dignos de transmitirse como series de Netflix (ahora), con los cuales conviví durante 2 o 3 años mientras crecía el ecommerce entre 2009 a 2012.

Falta de información

Después de indagar y buscar en Internet, lamentablemente me di cuenta que no hay mucha información sobre Bayonet o detalles de cómo funciona su plataforma. Lo que sí encontré es que estos emprendedores conocen muy bien los pagos online y la crisis de fraudes online que vive el país –somos  #1 en fraudes online en el mundo, y casualmente hace unos días Forbes declaraba a México como el #1 en corrupción a nivel global, ¡vaya que nos gusta ser el primero en lo peor!

Bayonet también ha ganado varios premios como el MassChallenge y el PlugAndPlay de CNN Expansión, con lo cual tuvieron la oportunidad de viajar a Silicon Valley, para que un fondo de inversión les inyectara US$25,000 a cambio de un 5% de participación en la compañía.

Sin duda estos emprendedores saben que pueden ir por más, en un terreno fértil que no ha sido explotado por los gigantes como Visa, Mastercard, American Express o los mismos bancos Bancomer, Banamex (perdón, CitiBanamex), HSBC, Banorte o Santander.

Me encanta la idea, y me gustaría saber qué más pueden hacer por México, un país sobre el cual este mismo blog eBusinesshoy, publicaba hace algún tiempo una nota en la cual tristemente confirmaba que la tasa de crecimiento del fraude en línea, era mayor que la tasa de crecimiento de ventas en comercio electrónico en México.

Ojalá que pronto estas tasas se inviertan y podamos decir con orgullo que una startup pudo atreverse a cambiar las cosas y a salir de la zona de confort en la que estamos todos metidos, porque lo cierto es que si no hay ningún Banco o agregador internacional que por años no tuvo el interés en cambiar las cosas siempre habrá emprendedores que seguirán transformando industrias completas al grado de quebrar a empresas enormes sólo por el hecho de salir de la zona de confort y decidirse a arreglar lo que no está bien. Tal vez podríamos estar viendo próximamente el Airbnb, el Uber o el Expedia de los pagos en línea y la prevención de fraudes por Internet.

A continuación una recopilación realizada por Finnovista sobre el universo de startups de fintech disponibles en el mercado mexicano:

Fintech Radar México.
La versión actualizada a 30/08/2016 del Fintech Radar México. Fuente: Finnovista