¿Se puede evitar ser hackeado?

¿Se puede evitar ser hackeado?

Hackear una red wifi y acceder a la información de los dispositivos conectados es sumamente sencillo si el usuario no toma las medidas de seguridad básica.

1824
2
COMPARTIR
Hackear las equipos conectados a una red inalámbrica puede volverse realmente sencillo si el usuario no toma las medidas de seguridad pertinentes.

Muchas personas piensas que el módem solamente sirve para conectarse a Internet. La verdad es que es también la puerta de entrada a algo llamado “red local”, donde se encuentran conectados muchos dispositivos de una casa o empresa. Por ejemplo, las impresoras inalámbricas imprimen porque nuestra computadora envía información al router y éste lo envía a la impresora. De la misma forma podemos controlar sistemas de iluminación, alarmas, cocheras, cámaras de seguridad.

A ese módem que permite controlar todos esos servicios, se entra mediante una clave, la clave de wifi, y si un hacker logra descifrar dicha contraseña, tendrá también acceso a todo lo que se encuentre conectado.

Cuando estaba en la universidad, uno de mis hobbies era conectarme a la red abierta de la escuela para acceder a los dispositivos en línea en ese momento. Podía obtener contraseñas de correos electrónicos y redes sociales de cualquier usuario que estuviera usando la red de la biblioteca. Y, si así lo hubiera querido, me habría sido posible atacar esos dispositivos para tener acceso total a su información.

Si para particulares representa un riesgo, imagínense la cantidad de información que circula en la red local de una empresa, desde cuentas bancarias hasta información de bases de datos de todo tipo, incluyendo la información privada de los clientes.

Si un hacker logra descifrar la contraseña del módem, tendrá acceso a todo lo que se encuentre conectado.

Probablemente se sientan protegidos porque su red local no es una red abierta, pero créanme que hackear una red wifi aunque tenga contraseña es una de las cosas más fáciles del mundo.

Aunque no existe una manera de mantenerse completamente a salvo de un ataque cibernético, les daré unas cuantas recomendaciones para reducir las posibilidades de que su red sea atacada:

  • · Por favor, cambien la contraseña que el módem trae de fábrica. Incluso hay aplicaciones móviles para crackear las redes inalámbricas que conservan la contraseña original.
  • · Empleen un sistema de cifrado eficiente. Existen varios protocolos para poner contraseña a la red, el menos seguro (y el que por algún motivo traen todos los routers por default) es el WEP, hasta un niño de 10 años podría vulnerarlo; el más seguro hasta ahora es el WAP2-AES, que incluso cumple los requerimientos de seguridad del gobierno de Estados Unidos.
  • · Desactiven el WPS. Es un mecanismo –un pequeño botón en el router– que sirve para que los dispositivos se conecten de forma rápida sólo con presionarlo, sin introducir contraseñas.
  • · Usen un firewall. Un software que suele venir instalado de origen en cualquier computadora y que impide que un hacker o software malintencionado obtenga acceso al equipo a través de una red (o de Internet).
  • · Adicional al firewall, utilicen un antivirus actualizado.

 Incluso hay aplicaciones móviles para crackear las redes inalámbricas que conservan la contraseña original.

¿Piedra anti-hackeos?

Recientemente Dojo Labs presentó un dispositivo con forma de piedra que pretende mantener más seguras las redes locales. Se conecta al módem, estudia la actividad de los dispositivos y “aprende” sobre estos mediante el flujo de paquetes que envían y reciben. Si en algún momento detecta actividad sospechosa, envía un mensaje al teléfono y si la actividad sospechosa es demasiado grave, solicita al usuario acción inmediata o bloquea el dispositivo en problemas para que ya no se pueda acceder a él desde la red local.

El sistema de seguridad de Dojo avisa mediante mensajes instantáneos en su app móvil o mediante un cambio de color en las líneas de la roca.
El sistema de seguridad de Dojo avisa mediante mensajes instantáneos en su app móvil o mediante un cambio de color en las líneas de la roca.

Una de sus principales ventajas es que permite monitorear la situación no solamente de computadoras, sino también de dispositivos móviles para los que todavía no se crea un antivirus o un firewall y del resto de los servicios como alarmas o sistemas de iluminación que tampoco tienen protección. Otra es que avisa inmediatamente de las actividades sospechosas y permite al usuario actuar para evitar mayores daños.

Como desventaja encontramos que, dado que funciona basado en el comportamiento de cada dispositivo (analiza el flujo de paquetes de información, de dónde salen y a dónde se dirigen) y manda alertas cuando detecta actividad fuera de ese comportamiento, es probable que el Dojo arroje falsos positivos si los usuarios ejecutan actividades distintas a las que normalmente hacen, con lo que su fiabilidad se vería reducida (porque ¿cómo saber si Pedro realmente está viendo al lobo esta vez?).

La piedra de Dojo Labs funciona más como una roca mascota que te avisa cuando se detecta una anomalía en tu red local.
La piedra de Dojo Labs funciona más como una roca mascota que te avisa cuando se detecta una anomalía en tu red local.

Falta conocer los pormenores que se descubran cuando el producto sea lanzado a la dura y cruel realidad. Mientras tanto, hay que apuntar que una roca mascota que nos avisa cuando nuestra red es vulnerada no nos mantendrá complemente a salvo; la seguridad en el hogar y la empresa se compone de muchos pasos (desde evitar la instalación de software sospechoso hasta mantener al día el antivirus) y que nada puede prometer la inmunidad total.