COMPARTIR

Cuando los compañeros de trabajo se encuentran envueltos en un conflicto, ¿sabes cómo abrir la comunicación sin quedar atrapado en medio de ellos?silueta argument

¿Intentas hacer algo o prefieres no involucrarte?

Como líder en tu trabajo, te damos unos consejos para reducir los conflictos, el estrés y resolver el problema:

 

  1. Evita tomar lados

Trabaja con ambos individuos desde el principio. Decide si hablaras con ellos juntos o por separado.

Si decides hablar con ellos por separado, asegúrate de que ambas partes entiendan que algunos temas de la conversación pueden ser revelados a la contra-parte ya esta información puede ser utilizada para verificar y clarificar el problema.

  1. Habla con los espectadores

Solo se puede dar sentido a los conflictos ajenos cuando se tiene información de versiones imparciales de eventos y circunstancias.

silueta talkHabla con los espectadores y revisa su reacción, que es lo que dicen acerca de la situación.

Ten cuidado de no recolectar información errónea, asegúrate que las personas con quienes hables hayan sido realmente espectadores. Identifica, hechos, sentimientos y supuestos. Todo cuenta.

  1. Maneja las relaciones publicas

Procura mencionar algo amable que haya dicho uno del otro, o bien, alguna ocasión en la que hayan trabajado juntos y todo haya salido a favor.

Compartir observaciones positivas añade credibilidad a la solución a la que se quiere llegar.

  1. Ofrece coaching

Si cualquiera de las personas envueltas en el conflicto presenta resistencia, como último recurso, asume el papel de mediador:

Comparte tus conclusiones en donde creas que los involucrados hayan tenido problemas de comunicación. Señala sus supuestos y percepciones acerca de cuándo tuvieron falta de comunicación.

Aboga por una resolución “sin culpa”. Cuando participas como mediador, los involucrados mantienen un sentimiento de protección y autoestima. Es bastante difícil que una sola persona sea culpable de todo; es aún más difícil admitir que dos personas son culpables y más aún si una de esas persona es el jefe. Así que deja de  lado el hacer un esfuerzo por buscar un culpable. Dilo claro, fuerte y frecuentemente: “El conflicto es inevitable, nadie tiene que ser el culpable, el conflicto solo es un gasto innecesario de energía, concentrémonos en trabajar en una solución.” Posteriormente asegúrate de reforzar este decreto y olvidar causa y efecto.

Pregunta sugerencias para resolver el conflicto. Lo más seguro es que hagan caso a sus propios pensamientos e ideas, no a los tuyos. Si es necesario, reitera que lo más importante no es buscar culpables sino llegar a una solución al problema. Después de repetir esto invítalos a proponer soluciones constructivas y posibles, como mediador revisa con cada uno si están de acuerdo en las propuestas del otro.

Asegúrate que la solución sea la mejor para ambos. Con tu presencia debes asegurar que no sea una victoria para uno y una derrota para el otro. Mediando podrán llegar ambas partes a la solución en la que todos salgan beneficiados.

Cuando ayudas a otros exitosamente a resolver sus conflictos, ellos confiarán en ti una y otra y otra vez. De esta manera tendrás la satisfacción de saber que has detectado un problema de productividad y además ayudaste a mantener una relación intacta.

 

Fuente: Booher Research Institute