6 Retos del E-Commerce en México

6 Retos del E-Commerce en México

1
COMPARTIR

 

Año a año, el e-commerce crece a tasas de dos dígitos en México: de acuerdo a un estudio realizado por la Asociación de Internet (antes, AMIPCI) en 2015, las ventas de comercio electrónico en México alcanzaron los $MN 257.09 millones, un 59% más que en 2014 y la tendencia parece mantenerse para los próximos.

Si bien el porcentaje de crecimiento es alentador, aún hay varios retos que se deben sortear para que el e-commerce en México pueda  alcanzar el potencial que realmente debería tener.

El principal objetivo es lograr que cada vez más gente compre en línea, ya que si bien México es un mercado muy grande y los números absolutos pueden parecer impactantes, sólo una pequeña porción de la gente que podría comprar en línea en México hoy lo está haciendo y el total de las ventas que en la industria del Retail representa el e-commerce, actualmente no llega al 2% del total de las ventas en el sector.

¿Y cuáles son los principales retos que se deben sortear? Hay varios, pero entre los más relevantes podríamos citar.

1) Baja bancarización

Sólo el 40% de los adultos mexicanos con capacidad de compra hoy tienen una cuenta bancaria o una tarjeta de crédito. Creo que esto no es algo que pueda tener solución en el corto plazo.

¿Cuál puede ser la solución?: ofrecer cada vez más medios alternativos de pago como Paypal, MercadoPago, Oxxo Pay, etc, así como distintas modalidades de pago contra entrega y en tienda.

2) Falta de confianza

Según un estudio hecho por Nielsen en 2016, el 67% de los internautas mexicanos tienen serias dudas acerca de la seguridad de sus datos al comprar online.

¿Cómo solucionar esto? En primer lugar, reducir a su mínima expresión los issues de fraudes y robo de información que, si bien no son tantos como muchos perciben y se han hechos muchos adelantos y mejoras en la materia, aún los hay y, en segundo lugar, educación, mucha educación, ya que aún existen muchos prejuicios y temores infundados acerca de comprar en línea: mucha gente aún cree que es más inseguro dar sus datos en línea que darle su tarjeta de crédito al camarero del restaurante que desaparece durante varios minutos para hacer el cobro en la terminal.

3) Falta de infraestructura en telecomunicaciones

Según el mismo estudio de Nielsen, 47% de los internautas mexicanos dicen que su conexión de Internet no es lo suficientemente estable como para sentirse cómodos comprando en línea.

La solución de esto pasa más por el Gobierno y las empresas proveedoras de Internet que por los players de la industria. Ha habido avances, pero aún estamos rezagados en comparación a otros países del mundo y de Latinoamérica.

De todas maneras, cabe señalar que esto ha generado un fenómeno que es típico de economías emergentes como la de México: para mucha gente, su principal (y muchas veces único) acceso a Internet es a través de sus dispositivos móviles, por lo que en estos países, las prácticas digitales como la de comprar en línea a través de un smartphone, son más comunes que en países más desarrollados, donde la mayoría, además de su smartphone y una conexión móvil, tienen banda ancha y una PC.

4) Alta tasa de rechazo de transacciones en línea

Muchas de las transacciones que hoy se hacen con tarjetas de crédito en línea, son rechazadas por los bancos por temas de seguridad. Ante esto, ya varios grandes retailers han acordado con los bancos asumir el riesgo de estas transacciones. Es una medida que alivia momentáneamente la situación, pero a mediano y largo plazo, los bancos deben mejorar sustancialmente sus procesos de autorización de estos pagos.

5) Pobre o nula regulación en E-commerce

En México, la legislación que regula el comercio electrónico es nula o está totalmente desactualizada.

Muchos comercios y consumidores quedan desprotegidos ante prácticas fraudulentas que estafadores utilizan para aprovechar las grietas que aún hay en materia de legislación y control del e-commerce en México. Aquí es tarea de los principales players y asociaciones de la industria la de hacer la presión y cabildeo necesarios ante las autoridades y entes gubernamentales para que eso suceda y de estos últimos para darle la importancia y seriedad que realmente tiene, por supuesto.

6) Falta de visión del E-Commerce como negocio.

Varios retailers brick & mortar (no todos, afortunadamente), aún siguen viendo al e-commerce como competencia y canibalización de las ventas en sus tiendas físicas y no como el gran complemento que realmente es, lo ven como una estrategia totalmente separada de su estrategia global de negocio y no como algo integrado a ella.

Aquí aún hace falta mucha “evangelización” y educación al respecto y si bien parte de esta tarea puede ser responsabilidad de los proveedores externos a estos retailers, la gran responsabilidad pasa por los mismos retailers en abrir los ojos y darse cuenta de la gran oportunidad que tienen ante el e-commerce para hacer crecer su negocio, no sólo vendiendo en línea, si no a nivel global, ofreciéndole a sus clientes una verdadera experiencia omnicanal, ya que estos no se mueven exclusivamente en el mundo online u offline, se mueven en ambos y ambos se nutren. Nunca fue acertado establecer estas fronteras, pero hoy, menos que nunca.

 

  • http://blogyomero.tumblr.com/ Yo Mero

    Hola, de acuerdo con el último punto, muchos comercios no ven otro canal de venta más que el físico, sin duda la transformación digital tiene mucho camino por delante, buen artículo!!